Fundamentalismo, intolerancia y persecución